Madre Coraje

Los medios de comunicación, que funcionan con clichés, utilizan con cierta frecuencia al expresión “Madre Coraje”, o incluso la de “Padre Coraje”, con o sin mayúsculas, para referirse a progenitores heroicos que procuran a costa de enorme esfuerzo defender a su prole víctima de gravísimas injusticias o intentar que se haga justicia en caso de crímenes cometidos contra su prole.

Me da la impresión de que quienes emplean esas expresiones o no saben que “Madre Coraje”, o “Madre Coraje y sus hijos”, es el título de una obra maestra de Bertolt Brecht, o, si lo saben, no la han leído. Porque si supieran de dónde viene, o no digamos si hubieran leído la obra, no utilizarían esa expresión para referirse a progenitores heroicos que procuran con gran esfuerzo  defender a su prole  frente a gravísimas injusticias, o intentar que se haga justicia en caso de crímenes cometidos contra su prole.

Porque Madre Coraje no es un personaje positivo, desde ningún punto de vista. Es una mujer que vive de la guerra, que se alegra cuando ve que dura mucho, y hace negocios en ella. Y que no realiza esfuerzos heroicos para defender a su prole, ni para vengar a su prole o conseguir que se haga justicia.

Cómo un personaje así, tan triste, tan descorazonador, tan metafórico de muchas cosas, y poco menos que de ninguna buena, ha pasado a tópico periodístico positivo, es sorprendente. Transcribamos, al azar, tres párrafos de la obra:

-[refiriéndose al rey de uno de los bandos de las terribles guerras de religión de los Treinta Años en que está ambientada la obra, siglo XVII]: “No puede ser derrotado. ¿Por qué? Porque su gente cree en él. Cuando se oye hablar a los peces gordos, parece que hacen la guerra por temor de Dios y por todo lo que es bueno y hermoso. Pero si se mira mejor, se ve que no son tan idiotas, y que hacen la guerra por las ganancias. Y si fuera de otro modo, las gentes humildes como yo no los seguirían“.

-“Pero la guerra no se presenta mal. Hasta que estén metidos en ella todos los países pueden pasar como nada cuatro o cinco años. Un poco de vista y nada de imprudencias y haré buenos negocios“.

-“No dejaré que me habléis mal de la guerra. Dicen que destruye a los débiles, pero esos revientan también en la paz. Lo único que pasa es que la guerra alimenta mejor a sus hijos. Canta: Y si la guerra te deja atrás/No estarás vivo en la victoria/La guerra es solo un negocio más/se vende plomo y no achicoria“.

Quienes están cursando Periodismo en la Universidad sería bueno que leyeran esta obra capital del teatro del siglo XX, si es que no les recomiendan ya que la lean; siempre es bueno leer una obra maestra de la Literatura. Incluso, quizá, aunque ya sería mucho, quién sabe si así aprenden alguna cosilla sobre cómo huir de los tópicos.

Verónica del Carpio Fiestas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s