Necia conjura para venderle gato de literatura por liebre

Si cae en sus manos “La conjura de los necios“, “A Confederacy of Dunces“,  de John Kennedy Toole, casi mejor que deje que se le caiga del todo. Cada año la industria cultural estadounidense descubre la gran novela americana (americana no es de América, el continente, sino de un país que se cree, al parecer en serio, que se llama”América”). Y cada año le venden a usted  libros que hacen historia, y en efecto, la hacen: la historia de cómo lo pequeño lo venden como grande. Si usted lee el prólogo en la edición de Anagrama verá que el editor estadounidense compara al estrambótico protagonista, Ignatius  J. Reilly, con Don Quijote. Mucho me temo que el editor estadounidense no ha leído muy a fondo el Quijote, ni tampoco quienes en Wikipedia describen al personaje  como “un moderno Don Quijote”

1

Porque si alguien se cree que un quijote, o Quijote, es cualquier persona culta con un grave problema mental, que se enfrenta con muchos, me atrevo a conjeturar que no ha leído el Quijote. Don Quijote lo describe Cervantes, por sus palabras y por sus obras, como cultísimo,  austero, casto, esforzado, educadísimo y desprendidísímo, muy amable y muy considerado, un caballero en toda la extensión de la palabra. Ignatius J. Reilly es culto, grosero, glotón, vago, aficionado al sexo consigo mismo (solo consigo mismo), insultante hasta con su propia madre y un patán, y con su carácter y su forma de hablar y de actuar, con sus eructos, groserías y ataques indiscriminados, tiene tanto parecido con Don Quijote como su respectivo físico, o sea, ninguno.

Cuando leí  el libro hace años me pareció insignificante, un bluff; releída, rectifico, y ya no me lo parece tanto. Por estructura, caracteres, lenguaje y planteamiento es bastante más que un bestseller. Y ciertamente aparece un personaje interesantísimo: Nueva Orleáns, una Nueva Orleáns que me pregunto si fue real cuando escribió sobre ella John Kennedy Toole en los  primeros años 60 de siglo XX, y, en caso afirmativo, si habrá quedado algo de esa ciudad peculiar tras la devastación por el huracán Katrina en 2005.

Pero leo en la contraportada las comparaciones con Rabelais, con Dickens,  con Cervantes, con Fielding, y me pregunto de nuevo cómo es posible que la industria editorial tenga tan poco sentido de la realidad o tanto desconocimiento de lo que vende, o tanto afán por vender, como para usar comparaciones de ese tipo, o, si en efecto fuera cierto que estudios serios ponen en relación “La conjura de los necios” con todos esos autores, que lo ignoro, cómo puede ser que yo no me haya enterado de nada y el problema grave entonces es mío. Con Rabelais y Cervantes sí veo que coincide en un punto: la escatología. Con Dickens, por más que lo pienso, no se me ocurre en qué puede coincidir. Con Fielding, tampoco.

1

Y no quiero dejar de mencionar que hay que dato del libro que sí merece la pena: la descripción de la vida de homosexuales en los primeros años 60 en una ciudad donde se suponía que eran más libres, dice un personaje, que en otras zonas de Estados Unidos, y probablemente lo serían; da tristeza visto desde ahora, porque en realidad están descritos como un sector  marginal, vilipendiado y ridiculizado, cuando no perseguido por la policía. Está bien volver la vista atrás y no olvidar el camino andado, para ser conscientes de que no debe desandarse.

Y ya acabo con un comentario no sé si heterodoxo: que en la industria cultural y editorial que un autor sea un suicida añade prestigio a sus obras y rodea de un aura de genio a su autor, con cierta frecuencia. Hay que ver que daño hicieron Goethe y los románticos con sus genios y sus suicidas. Me pregunto si esta obra habría tenido tanto éxito de no haberse suicidado su autor años antes de publicarse. En fin.

Verónica del Carpio Fiestas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s