La Universidad en la encrucijada

O, más concretamente: «LA CIENCIA DEL DERECHO Y LA UNIVERSIDAD EN UNA ENCRUCIJADA VITAL”

Este post consta de un único elemento: un archivo pdf. Este archivo: discurso Prof De la Oliva

Se trata del texto completo del discurso pronunciado por el ilustre Profesor D. Andrés de la Oliva Santos, Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad Complutense de Madrid, en el acto de su investidura como Doctor honoris causa por la Facultad de Derecho de la Universidad Rey Juan Carlos, el día 8 de mayo de 2015. Es un texto memorable y se incluye aquí para que quede memoria escrita, con la recomendación de que sea leído, analizado y divulgado, y tenido en cuenta. Tuve el honor de estar presente en ese acto de investidura; me impresionó y emocionó el discurso cuando lo oí y me sigue impresionando y emocionando cuando lo recuerdo y cuando lo leo un año después; y su contenido sigue siendo tan necesario como hace un año, e incluso diría que más.

Una modesta profesora asociada a tiempo parcial de Derecho Civil como la que firma este post no es quién para opinar sobre cómo ha de ser la Universidad; el Prof. De la Oliva si es autoridad, para mí indiscutible. Pero como jurista, como ciudadana y como profesora universitaria lo que se trata en este discurso me afecta y nos afecta a todos porque afecta a la sociedad; cómo no va a interesar y afectar una reflexión sobre la idea de «las Universidades como instancia crítica de la sociedad», en la que se dicen cosas tales como que «el tópico de la mentalidad empresarial aplicada a la Universidad está haciendo un daño irreparable» .

Transcribo dos párrafos:

«La Universidad puede tener “patrocinadores”, pero no “clientes” de ésos que siempre tienen la razón; puede tener mecenas, pero no señores feudales; puede establecer conciertos y convenios, pero no venderse, alquilarse o condicionarse. La “privatización” no debe invadir los trabajosuniversitarios. Hay muchas cosas que pueden no interesar a las empresas, pero que nos interesan y nos afectan a todos. Y, además, hay cosas que interesan a empresas, pero que conviene a todos que también se lleven a cabo al margen de cualquier interés particular, incluso legítimo.»

«A mi parecer, el actual estado de cosas se puede describir así: un sistema político, económico y social en acelerada autodestrucción, un sistema en principio muy dependiente paradójicamente de la educación, ha logrado, no sin múltiples y sostenidos pecados de acción y de omisión atribuibles a universitarios, deteriorar gravísimamente la educación y, en concreto, la educación superior, de suerte que ese deterioro (innegable y reconocido, pero muy erróneamente combatido), no sólo dificulta al máximo que la Universidad vuelva a actuar como la instancia crítica que la sociedad necesita, sino que realimenta la crisis autolítica del sistema. Hoy, la idea de la Universidad como instancia crítica, muy aceptada hace cuatro décadas, se ha convertido en herética. Es éste un síntoma decisivo de la decadencia que avanza en un círculo vicioso de elementos destructivos, un proceso que es apremiante detener.»

Quién sabe si esto lo leerá algún político o aspirante a político con responsabilidades actuales o futuras en el ámbito de la Educación y la Investigación -mayúsculas deliberadas-, algún cargo académico, alguna persona interesada en el Saber. Los posts del más modesto blog son botellas lanzadas a un mar de botellas y es imposible predecir dónde pueden llegar; lanzada queda esta botella al mar.

Verónica del Carpio Fiestas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s